viernes, 19 de febrero de 2010

Ella en mis clases de inglés

11 comentarios


Consulto con mi reloj y veo con alegría mucha que marca la una y veinte minutos, Elizabeth (la muchacha que nos sirve la comida en la oficina y a la que yo quiero mucho en total secreto) se acerca con ese ají de gallina que tan rico le sale y con el que me ha mostrado que el arte trasciende al papel y puede plasmarse en un platillo. Agradezco tímidamente como siempre, esbozando mi mejor sonrisa (y un chorro de baba escurre de entre mis dientes dejando en descubierto mi hambruna), ella sonríe y se aleja mientras que me conecto al Messenger. Roxana está en línea, supongo que también en su hora de break; sonrío pensando en lo bueno y reconfortante que es encontrar a tus amigos que, en otras oficinas, igual que uno, son felizmente explotados. Deshago el nudo y lanzo mi corbata con puntería de vaquero hacia mi mochila, total, prácticamente mi jornada laboral de la semana termina con Elizabeth desprendiendo ese delicioso olor a comida criolla.

- Hola Roxana – escribo y añado un emoticono de carita feliz.
- Hola Guillermo, ¿también en tu hora de refrigerio? – y me envía un zumbido para apresurar mi respuesta.

Intercambiamos algunas bromas de oficina, le digo que mi partido de fútbol se canceló y entonces quedamos para vernos mañana. Emoticono de carta triste y me informa que su break ha culminado, respondo con signos de exclamación: Estoy tarde, Roxana, de acá tengo que ir todavía a mis clases de inglés. Nos vemos mañana, ‘bye bye’ (dirty mono). Y entonces lo suelta, su despedida bíblica, cuando pocas pero siempre precisas veces la envía: “Guillermo, recuerda, sé prudente. La Biblia dice que David actuaba con prudencia y conforme al corazón de Dios”. Mi cara, literalmente, hace un gesto que la convierte en un emoticono mientras que unas letras rojas y enormes levitan sobre mi computador: “¡PLOP!”. Está bien, Roxana, lo tendré en mente, confía en mí (emoticono guiño de ojo más sonrisa).

El punto es que en mis veintiún años de experiencia he aprendido a respetar a las incoherencias que me sueltan a guisa de mensaje de galleta de la fortuna. ¿Qué cangrejos (Chico Cáncer + Chica Cáncer = emoticono de carita feliz, más o menos así: =] ) podía significar “Sé prudente, Guillermo; Cáncer, sé prudente” . Señora, déme una PEPSI, y corro para abordar la combi que me llevará a San Marcos.


Guillermo, sé prudente; Cáncer, sé prudente…

Estaba en el entretiempo, afuerita de mi salón de inglés, conversando con mi partner, con mi amiga que gusta del tenis, mi adorable compañera Milagros, recordando nuestros exámenes de admisión en aquel marzo del dos mil seis, cuando escucho la musiquita intimidante de cuando el Caballero de Géminis hace su primera aparición ante Cisne Hyoga y Andrómeda Shun (ver Saint Seiya); la cosmos energía dorada inunda el pasillo y se oyen los chasquidos de tacos de una mujer de bandera.

- Milagros, confía en mí: entremos al salón – generalmente siempre nos quedamos afuera hasta que el profesor regrese ya que ahí podemos charlar más amenamente.
- ¿Ah? No entiendo.
- Si no entramos ahora tendremos problemas.
- Pero Guille…
- Ya es tarde, perdóname, entra al salón tú… (con voz heroica: ¡Yo la detendré, tú huye!)

Era ella…


Nota del autor del blog: Para mí, románticamente, los hombres se dividen en tres grupos:

A. Los hombres felices: ellos no tienen su respectiva ‘Ella’, aún no conocen eso que creemos amor y por ello son bienaventurados.

B. Los que se creen felizmente comprometidos: Su ‘Ella’ genera leves problemas, como todas, sin embargo y siendo justos, el mayor problema generalmente son ellos. Son los ‘ganadores’, los que llevan los pantalones en las relaciones, los que disponen, los que tienen embobadas a sus enamoradas; los machistas celosos. Nunca han sufrido por estar con una chica y por ello vagamente conocen el término ‘enamorado’ ya que lo leyeron en el diccionario.

C. El grupo al que pertenezco: Estos chicos sólo tendrán una ‘Ella’ en toda su vida. Son los típicos perdedores en el amor, pero sin embargo, los que más han sufrido por la musa, los que pelearon mil y un batallas, los que a guisa de Ulises vivieron su Odisea para poder estar con la ‘Ella’ caprichosa, vanidosa y hermosa. Sin embargo, al mes de la relación fueron abandonados, Ella corta la relación amorosa, no más besos, no más cafés, no más ‘Te quiero más siete, Guishe’, ni siquiera en sueños otro ‘I love you so much’, pero Ella continúa ahí, inmortal en la figura dorada de ‘Ella, mi ex enamorada’, porque desde pequeña comprendió que para los hombres como enamorada es mortal, pero como EX es eterna, divina, como Mundra el Inmortal. Generalmente son diabólicamente bellas como astutas, viles y macabras como los más grandes villanos de las tiras cómicas de Batman. Tendrán otros enamorados, miles, pero siempre estarán en tu camino, porque tú ya lo sabes: ambos se complementan, se odian, pelean, pero como un tumor maligno, son una parte de ti que jamás podrás separar hasta el día en que te maten .por fin y de una vez por todas-.

(Continuemos)
Era ella…

- Rayo de Aurora, ¡ataca!
- ¡Hyoga, no!
- ¡Ahhh!

Me siento invadido, indefenso. Ella entra ahora también en mis clases de inglés, hermosa, con un sueldo de dos mil soles al mes, con tacos, maquillaje, radiante, y yo; mediocre, con zapatillas, un buzo, mi PEPSI cola en mano y mi barbita de cuatro días. Le ofrezco mi botella, ella acepta y le da un sorbo, se saca los audífonos y desenfadadamente, sin decir ‘hola’, dice:

- No puedo creer que te haya gustado ‘El Parque de las Aguas’, es la peor huachafada que pudieron construir en Lima.
- Al menos es original. Además tienen el Premio Guinness al chorro de agua más alto del mundo.
- Yo fui dos veces: una con Jaime (mi ex mejor amigo) y luego con mi familia. ¡Ag! (y el rostro que pone es más claro que cualquier emoticono de la computadora)
- Supongo que es cuestión de la compañía, ¿no?

El tiempo se acaba, el profesor regresa, tengo que volver, me despido y veo cómo se aleja por el largo pasadizo mientras que yo me siento como Batman, encerrado en el asilo de Arkham, observando como el Joker se aleja. Me siento en mi carpeta, Milagros me esquiva la mirada, le doy el último sorbetazo a mi PEPSI, hago una canasta con mi botella en el tacho de la basura, el profesor ordena abrir los libros en la página setenta y siete y se oye una estruendosa risa femenina y los eternos chasquillos de los tacos alejándose por el pasillo.



Post Scriptum

Hyoga es enviado por Géminis hacia la casa de Libra donde finalmente se enfrenta a Acuario (vaya enredo en las Doce Casas). Hyoga no puede apartar sus sentimientos y es derrotado y sepultado por su maestro, Camus de Acuario… Ella es Acuario, y bien lo dijo mi amigo Mondri, mi astrólogo personal: “Cuidado, Cáncer, ya que Acuario, de entre todos los signos del zodiaco, es el más capacitado para hacerte papilla”.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Enemigo de la pureza de las cristianas

15 comentarios
En ese momento me sentí como un verdadero criminal esperando para ser conducido al patíbulo. Mi líder de célula (Roxana) estaba ya interrogando a Yoselin. Hasta ese momento no sabía si Yoselin era tratada como cómplice o víctima mía. Sigo esperando mientras disimulo desenfado jugando y platicando con Betsy, levanto la mirada, como quién mira a cualquier lado y observo sendas sonrisas entre Roxana y Yoselin, entonces sé que me espera lo peor, que seré considerado enemigo público de la tranquilidad en mi célula, que Roxana y los prejuicios del dogma cristiano me acribillarán, que de nada me sirve estudiar leyes ya que dentro de mi iglesia prima el Derecho Canónico y que desgraciadamente tal normativa no está en la planilla de cursos electivos en mi facultad, que fácilmente este caso puede trascender a la célula y llegar a los archivos pastorales, que buscarán mis antecedentes: “Guillermo López: a los diecisiete años armó una revuelta en la iglesia por la sustitución de su líder de la Red de Adolescentes, el hermano David Olivera, el mismo que fue deshabilitado de su cargo por inculcar rebeldía en el grupo. Tras tal actuación, Guillermo abandonó la iglesia y se refugió en la pagana Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde alimentó su idiosincrasia con doctrinas del mundo que son diabólicamente incompatibles con los principios bíblicos”.

- Pero qué raro, ¿no Guille? – dice Betsy, repentinamente, devolviéndome a la iglesia (inquisidora)-
- ¿Qué cosa?
- Que sólo quieran hablar contigo y con Yoselin.

Felizmente escapo a esa afirmación interrogativa… ¿felizmente?, y Yoselin se levanta, se dirige hacia Betsy, le pide que la acompañe y se despide fríamente de mí sin notar siquiera que estoy usando el polo beige que ella me escogió aquella vez en ‘Ripley’ mientras reía diciendo que, en el hipotético caso de tener yo un mejor empleo y de ser ella mi enamorada, renovaríamos totalmente mi clóset. Nos vemos, Yoselin. Y paso a sentarme en la silla eléctrica. Roxana me mira seriamente, yo saludo, responde la cortesía, me pregunta cómo he estado emocionalmente, yo le respondo que mi corazón se quedó en un parque sanmarquino por lo que ahora estoy emocionalmente en vacaciones, a ella no le hace gracia mi broma y me pregunta si es que hay algo que le debo contar, ello me devuelve a mi infancia cuando mamá me preguntaba por algo que ella ya sabía, intentaba sacar mi versión de los hechos…



Cuatro semanas antes…

Caminaba yo sin rumbo por mi barrio. Para los que me conocen ello es algo normal en mí, no andaba -como Roxana cree- con malas intensiones ni con un sombrío plan entre dientes. Caminaba porque en San Marcos suelo caminar mucho durante mis horas libres, porque me ayuda a despejar mi mente del presente, porque puedo aturdirme con los recuerdos y las calles y algún chocolate comprado en alguna tienda. Empieza a oscurecer lentamente y decido que si voy a regresar a casa, lo mejor será no hacerlo con las manos vacías, así que entro a una panadería y una chica me saluda.

- Hola, Guille, ¿qué haces por acá? (pregunta boba)
- He venido a comprar pan (respondo lo obvio).
- No, pero pareces triste, ¿te pasa algo malo?
- Para nada, sólo estaba pensando… Aunque sí, se va a estrenar Sherlock Holmes y no tengo con quién ir.
- ¿Es una película?
- Sí (nuevamente lo obvio se hace presente). Es de detectives. ¿Nunca has oído de Sherlock Holmes? En fin. La pela será de acción con un exquisito sentido del humor.
- ¡Oh! A mí me gustó mucho ‘Yo Robot’ (este es un blog intelectual pero citaré cierta doctrina humorística autorizada que recordé en aquel instante: ‘¡Plop!’)

Así Yoselin y yo quedamos en ir al cine el martes. Durante el tiempo de ‘dulce espera’ recapacité mucho sobre aquella cita, los posibles efectos que tendría puesto que más o menos ya me conocía las ‘reglas divinas de la iglesia protestante’. Alguna vez, cuando yo era un buen creyente y tenía dieciséis años invité a una amiga de la iglesia al cine y su mamá me dio un listado de requisitos donde el más ‘jodido’ era el de llevar a un chambelán de confianza (de confianza de la señora), y claro, por supuesto, yo debía correr con los gastos también de la entrada de éste. Ya para ahora eso no me procuraba el mayor cuidado, simplemente, si debía llevar a alguien más le podía pagar treinta soles para que se meta a cualquier ‘vicio’ y no me molestara en 4 horas. En fin. Llegó el día y acudí sin muchos convencionalismos a recoger a Yoselin. Crucé la calle, doble la primera esquina, terminé de peinarme, guardé mi peine cuando me encuentro con Maritza (integrante también de mi célula).

- ¿Para dónde vas tan arreglado? ¿A visitar a Yoselin? Cuidadito, ¡ah!
- Sí, no te preocupes, conozco las reglas (y por eso me la llevo ahora, ya que luego ya no podré, malvados fanáticos –añadí mentalmente-).

Como ya es costumbre en las mujeres (es ya una tradición), Yoselin demoró unos quince minutos terminando de arreglarse, y así, cuando emprendimos el ‘ilegal’ viaje, fuimos sorprendidos –de nuevo- por Maritza.

- ¿Para dónde vas, niña? –dijo ella.
- Nos vamos al cine a ver una película. – La capacidad que tenía Yoselin para anunciar lo razonable era verdaderamente increíble.
- Bueno, Maritza, nosotros nos vamos, hasta luego. – Huí ‘raptando’ a Yoselin.

Ya en el cine me depararon una serie de cómicas situaciones al estilo de ‘La Familia Peluche’.

- Guillermo, hay que sentarnos acá abajo.
- Pero no vamos a poder ver bien, desde arriba se ve mejor.
- Pero mira, de acá la pantalla se ve grandaza.
- Cuando empiece la pela vas a estar con el cuello doblado hacia arriba.
- Está bien, subamos. Mira, Guille, hay que sentarnos en los lados porque los sitios son de a dos y nadie nos molestará (tal argumento no me pareció muy cristiano de su parte).
- Pero la gente va a entrar por acá y cuando salgan al baño nos van a tapar.
- ¡Ay! Tienes razón, entonces vayamos hasta el otro extremo, nadie nos molestará ahí.

Tome esto en cuenta, querido lector: yo estaba cargando las gaseosas y la canchita gigante y no era fácil llegar a sentarme, repartir las provisiones, para levantarme, recoger todo, y volver a buscar sitio vacío, para volver a acomodarme y, de pronto, volver a levantarme hasta que Yoselin esté cómoda.

Luego, apagadas las luces, y comenzados los comerciales, preguntaba continuamente: “¿Esa es la (película) que vamos a ver?; ¿Es esa?, ¿Ya comenzó?” Y también, ya comenzado el filme, me pregunta si “¿Watson está vivo?”, “¿Él es el malo?”. Pero nos divertimos bastante, y ni la pela ni la canchita decepcionaron. Además que ella fue muy linda.


En fin. Volviendo al presente. Hablé con Roxana, asumí todas las ‘responsabilidades’, mi acto fue calificado como un ‘agravio a la pureza de Yoselin, quien es una señorita, Guillermo, ¿cómo pudiste?’ Mi pena, la estoy cumpliendo: llevo un curso de ‘Sanidad’ los días martes, donde un psicólogo cristiano escudriña en mi pasado y trata de responder al porqué Guillermo busca cariño en sus compañeras de iglesia.


ANUNCIOS:

* Agradecer en gran manera a Ave de Estinfalo (su blog; entretenida bitácora sobre sus ocurrencias en Méjico: http://avedeestinfalo99.blogspot.com/) por el Premio de la semana pasada. Un abrazo, querida Nefertiti. Y, sobre la foto, necesito tu correo para enviártela. El mío lo puedes ver en mi ‘perfil’. A propósito: hoy el Juan Aurich de mi país (Perú) le gana al Estudiantes Tecos del tuyo (Méjico).

* Voten por Bayly, al menos hasta segunda vuelta, sólo para joder, queridos hermanos. “Por eso Jai, Jai, Jai; Jaime pa’ presidente” (bis). Como sea, Ollanta no puede llegar al poder, ¡Carajo!

* Fanáticos del cómic: a partir de este sábado sale el cómic de los últimos días del Capitán América por Perú.21, no pueden perdérselo.


ACLARO: No tengo nada contra la Iglesia Evangélica, yo mismo soy un cristiano protestante (perdónenme, soy un Judas, lo sé), y jamás lo sería si no creyera en ellos y en la fe que los mueve. Este post debe tomarse como una vil broma de mal gusto. Y sobre este punto, busquen en el ‘youtube’ a un cantante llamado Marcos Vidal, es muy bueno, en especial escuchen ‘Cara a Cara’ o ‘El Niño de Belén’.