lunes, 5 de julio de 2010

Gracias totales

5 comentarios
El tiempo apremia, trataré de ser breve… Discúlpenme y mil gracias. Lo primero es por el tiempo que he dejado de escribiros, de reportarme, y también porque sólo les redacto las siguientes líneas para despedirme de ustedes; lo segundo, los mil agradecimientos, por haberme acompañado en todo este tiempo, en este año y algunos meses. Este blog empezó a escribirse (porque creo que a veces se escribía solito) un catorce de febrero del 2009 con el desamor como temática, el desamor y como contraste la perseverancia de un adolescente insistente; cambiando de técnica, perfeccionando sus estrategias cada vez, hasta volverse un chico de corazón metálico, hasta maquinizar el enamoramiento, reduciéndolo a un entretenido juego de ajedrez o a una deportiva cacería, pero siempre cayendo, como el equipo Rocket, como un torpe quinceañero batallando con unos calcetines; impenitente nostálgico que se divertía con sus desventuras e intentaba entretener al público. Pero eso se acabó, no más chico rompecorazones; igual que Shawn Michaels, yo también me retiro, cuelgo los botines.

No es que mis historias se hayan acabado, es más, la vida empieza a escribir una nueva y, por una generosa amabilidad me quieren a mí como protagonista, y podría haber escrito historias miles desde el sábado quince de mayo (ese día se publicó el tercer número de ‘Ironman, Las cinco pesadillas’), pero es que esas historias ya no pertenecen a este blog: no hablan del pasado ni tampoco son esas citas que da igual si se repiten o no y donde la única finalidad es matar el rato porque la vida –en ese entonces pensaba- es para matarla de la manera más graciosa posible. Hoy por hoy me siento con vida, una como para vivirla y no para inventarla en el papel; y estoy agradecido por ello.


(8) I found a reason for me, to change who I used to be, a reason to start over new and the reason is you (8)


Sólo familiarícenme con esa parte de la letra, por favor.





Trabajo y estudio con más ganas, ya no respiro, suspiro; sólo chateo con una persona y hoy por hoy los emoticonos se me hacen indispensables en el Messenger. Digo cursilerías, pero las creo y salen de corazón, y, bueno, se me hace tarde y hoy almorzaré con mi enamorada.

Un abrazo, amigos.


lunes, 26 de abril de 2010

La primera cita del año

3 comentarios
Recuerdo que en un post anterior mencioné –metafóricamente- que, a mis veintiún años, ya estaba demasiado viejo, y algunas personas sin escrúpulos ni compasión confirmaron mi dicho: “Si, Guille, ya estás viejo, un ladrillo tapa mejor que tú, acéptalo y retírate del fútbol”. Cuando lo dije, bueno, es verdad, lo dije también pensando en el fútbol; antes pocas eran las pelotas que se me escapaban y terminaban en gol, incluso fui popular con aquel dicho de mi pata Viejito García: “A Guille es imposible hacerle gol de fuera del área” (todo eso muy Benji de ‘Los Súper Campeones’). Buenos tiempos, momentos y acrobacias que, como repito, hace tiempo que no puedo repetir, pero no sólo lo dije por el fútbol, sino en todo aspecto: en los estudios, con las chicas, en mi vida cristiana (porque sí, aunque me esfuerzo por demostrar lo contrario, soy creyente y asisto, siempre arrepentido, los domingos a la iglesia), etc. Porque hasta el 2007 tenía buenas calificaciones, mi equipo de fútbol era un conjunto ganador y goleador (similar a la U que obtuvo el tricampeonato en los finales de los 90’s), en mi iglesia era admirado por estar en la universidad a los diecisiete años, y, aunque siempre terminaba choteado por las chicas, en ese aspecto nunca estaba aburrido por falta de acción, es más, tenía yo un récord maravilloso aunque poco célebre de citas –con diferentes chicas- por mes, y, claro, también, la marca de acciones bobas, en menos de cuarenta y ocho horas, que ahuyentan a las féminas y arruinaban ‘la primera cita’… Y los amigos que nunca antes habían faltado. Pero a partir de finales del 2007 todo eso empezó a agotarse, lo que más lamenté: la ausencia de amigos.


Sin embargo, de un tiempo a esta parte estoy poniendo todo de mi parte por recobrar ¿mi juventud? He vuelto a mi iglesia como en aquellas películas donde el antihéroe retorna a sus inicios buscando la redención, intento reunir a los amigos extraviados y construyendo nuevas amistades, lo mismo en el fútbol: convocando jugadores, ya veteranos, hermanos del ayer, y buscando jóvenes talentos, tratando de armar un coro de “Yo quiero tener un millón de amigos y así más fuerte poder cantar”; y pienso estudiar duro este año (todos los años empiezo diciendo lo mismo).





En fin, ante una escasez de año y medio, mi primera cita: Selina Medina, una chica que conocí años atrás en mis clases de inglés y que encontré a través de la Internet, mientras que yo revisaba correos antiguos entre ella y yo; copié su correo y la agregué a la nueva cuenta en ‘gmail’ (y es que me cambié de correo también porque quería conocer gente nueva y sólo agregaba uno que otro contacto, Selina se había quedado en el correo anterior). Ni bien la agregué apareció en línea y empezamos a chatear; tenía que salir pronto a la universidad y acordamos encontrarnos el lunes para tomar un yogurt y helados en una cafetería conocida.



Esperé con ansias toda la semana aguardando por el lunes, aguardando por Selina. Mientras trabajaba pensaba en ella, y en cada ratito libre entraba a su facebook para ver sus fotos, y hasta imprimí algunas cartas que nos escribíamos cuando ella estaba de viaje en Ancash (muy ‘hincha’, ¿cierto? Yo me decía a mí mismo que era un plan metódico para estar bien preparado). Y al fin llegó el lunes.


Los lunes son mis días libres, en ese día no tengo que ir a trabajar ni a estudiar, así que están destinados para estudiar de emergencia o para descansar, levantarme tarde y hacer ejercicios y entrenar para el partido de fútbol del domingo (quiero recuperar mi nivel deportivo). Me levanté con una sonrisa en el rostro y la memoria de Selina, me bañé y miré mi reloj, contando las horas hasta que sean las cuatro de la tarde (hora pactada). Abro mi ropero, semidesnudo y con la toalla de Batman envolviendo mi cintura (a lo que has llegado, querido Batman), y me asusto al ver que no tenía ropa limpia adecuada, las únicas ideas en ese momento eran: a) Coger la ropa de mi hermano menor, o b) ir de compras de emergencia. Opté por lo segundo. Ese era el día, después de año y medio de celibato, así que necesitaba indumentaria nueva, lo malo es que tengo pésimo gusto para vestirme, y a falta de tan pocas horas ya no tendría tiempo de convocar a alguna amiga que me acompañe a comprar ropa, sólo una chica disponible y cerca, pero era consciente que se enfadaría si le contaba la razón de las compras, así que llamé a uno de mis últimos leales amigos, a mi camarada, a mi defensa dentro y fuera de las canchas de fútbol, al buen Jon. Fui hasta su casa, y toqué a su puerta.


- Jon, cámbiate de inmediato, vamos a jugar ‘play’ (station) y… a comprar ropa (todo eso sonó muy gay, lo admito).


Yo asumo que él también estaba tan incómodo como yo, ya que mientras caminábamos hacia el centro comercial ninguno hablaba, y luego de un prolongado período de abstinencia verbal, él dijo:


- Guille, pero, la próxima vez haz como el GatoJuan: dile a una amiga que te acompañe.
- Sí, lo entiendo buen Jon, pero es de emergencia, créeme, y yo no confío en mis gustos.





Sí, él era el mejor de los defensas, pidiendo rebajas ante los montos lanzados por las vendedoras, poniendo cara de desaprobación cuando alguna de esas chicas, con afán lucrativo me decían: “Se le ve muy bien, joven”. Y luego fuimos a un Tottus de la zona para las últimas pinceladas, y recorriendo el supermercado con nuestro carrito, haciendo la primera parada para comprar la espuma de afeitar, se me vino a la mente un comercial de ‘Gillete’ donde sale Kaká a punto de ejecutar un tiro penal y un joven brasileño en paralelo intentando acercarse a una chica muy guapa: “En esos momentos la indecisión nos invade…” Kaká prepara el balón, el joven se acerca a la chica… “Pero llegada la hora, ¿qué prevalecerá?”… ¡Gol!


- Tiene que ser la máquina de afeitar que usa Kaká, Jon, si no e esa no podré hacerla con mi amiga hoy.
- Todo lo que hace el marketing –respondió él, y es que es estudiante de marketing-.






Llegué a casa corriendo porque ya estaba retrasado, corrí para darme el segundo y definitivo duchazo, me serví velozmente mi almuerzo, desenvainé (como Arturo blandiendo por vez primera a su Escalibar) mi máquina de afeitar de Kaká, le quité cuidadosamente los stickers a la ropa recién comprada y me la puse encima, luego el agua de colonia y corrí a por la Daewoo, pidiéndole a Dios llegar temprano.


Al parecer Dios me había oído, al parecer, ya que me dio las tres y cuarenta y cinco en el Óvalo de José Granda, y en quince minutos exactos llegaría hasta la cafetería cerca de la San Marcos, apenas llegaría con unos cinco minutos tarde, pero como las chicas disfrutan llegando diez o quince minutos tarde, Selina no lo notaría. Pero Castañeda –alcalde de Lima- otra vez se interpondría entre mi intento de ser feliz, y otra de sus maniobras de destrucción masiva de Lima Metropolitana había bloqueado totalmente el pase, y los autobuses avanzaban, uno por uno, apenas diez metros cada diez minutos, y mi reloj ya marcaba las tres con cincuenta y cinco minutos cuando decidí lanzarme a la autopista y empezar a correr. Atravesé el óvalo de José Granda, la avenida Perú, el puente del río Rímac, y ahí recién pude ver que algunos carros ya podían correr libremente, abordé el primero a toda velocidad, sintiéndome muy Peter Parker, bobo, intentando llegar a tiempo a una cita con Mary Jane.





El reloj ya marcaba las tres con treinta y siete minutos cuando yo bajé y aún tenía que seguir corriendo ya que, gracias –otra vez- a Castañeda Lossio, ahora los carros no te dejan en la misma San Marcos. Un tipo me putamadreó por arrollarlo en mi carrera desesperada, trate de divisarla, había mucha gente, me metí a la autopista para poder correr libremente, cuando por fin la vi y ella me vio. No me detuve, seguí corriendo, sudando y con el cabello totalmente despeinado (la máquina de afeitar funcionaba, al menos futbolísticamente, ya que corrí más que el Loco vargas, más rápido que Kaká), ella me sonrió y con el dedo índice moviendo de derecha a izquierda me hacía ‘no, mal chico’; y no se me ocurrió nada más estúpido, ya que estaba exhausto, de abrazarla y pedirle perdón… ¡vaya galán!



Post Scriptum:

* Esta canción, que me la enseñó mi líder de célula, Roxana, se me ha quedado en la cabeza hasta el punto de escucharla cada vez que tengo problemas o estoy a punto de hacer algo malo, está inspirada en el pasaje bíblico: “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo…” (Proverbios 23: 4)














* El día domingo estábamos en medio del primer partido oficial después de mucho tiempo, empatábamos uno a uno, era el segundo tiempo extra, todos agotados, y mandan un centro hacia mi arco; un delantero de mi talla pero el triple de pesado corre hacia mi portería, corro para alcanzar la pelota antes que él, la adrenalina del idiota que corre con dirección a la luz al final del túnel (que generalmente es la luz del tren) invade mi ser. En ese momento la memoria de Roxana, mi líder de célula cantando la cancioncita de arriba viene a mi mente: “Aunque yo esté en el valle de la muerte y dolor, Tu amor me quita todo temor, Y si llego a estar En el centro de la tempestad, No dudare porque tú estas a aquí. Y no temeré del mal, Pues mi Dios conmigo está, Y si Dios conmigo está, ¿De quién temeré, de quién temeré?”… Me elevo con las manos hacia el cielo y cojo el balón, contento porque hace tiempo que no lograba atrapar la pelota (recordemos que estaba en período de decadencia), recordando que los mejores arqueros se muestran en los minutos finales, cantando en mi mente: “No, no, no me soltarás, en lo alto, en lo bajo…”; y el gordo no logra frenarse debido a la carrera y la desesperación de los minutos finales y me arrolla literalmente, y me veo, en el aire, siendo impulsado hacia atrás, pensando que si sigo en esa dirección la pelota entrará conmigo y el gordo al arco, y pensando que eso no puede ocurrir, y, al mismo tiempo, que si suelto el balón para defender mi cuerpo arriesgaré el juego… (¡Diablos, cómo duele!) ¿Usted recuerda esa imagen en donde Benji, ante una situación similar, es arrojado con todo y balón hasta el poste del arco? Pues yo fui lanzado similarmente pero con gordo encima, lo bueno es que no hubo gol. Inmediatamente después Jon se disfrazó de medio campista y aportó el gol de la victoria para nuestro equipo y, se nos abrió el cielo, y hasta anotamos otro más antes de que acabara el partido: victoria de tres por uno, por lo cual: ¡no estamos viejos ni acabados, señores! Mamis, encierren a sus hijas, porque hay chico rompecorazones para rato, y ni bien termine de recuperarme de este atentado contra mi integridad física volveré a las canchas.

viernes, 16 de abril de 2010

Érase una vez...

3 comentarios

“Es como si alguien te hubiese disparado con un cañón en las tripas dejándote un enorme agujero. Al final, empieza a cerrarse desde fuera a adentro… y un día, será diferente. La carga no será tan pesada. Y entonces oirás una canción, o alguien reirá, o el viento soplará en la dirección equivocada… y el agujero volverá a abrirse. Lo creas o no, se cura más deprisa cada vez. (…) No lo ‘superas’. Tienes que integrarla en tu vida. Aprender a vivir con ello. Pero… la vida mejora.”

- Fallen Son, Spiderman*



Y una vez más hago clic en ‘replay’ y vuelvo a escuchar –otra vez- la misma canción que voy oyendo desde hace media hora. El ejercicio es el mismo, ya lo he hecho antes, aunque antes me salió la mejor carta que haya escrito antes y nunca más; aumentar intensidades con la música, como si el teclado se convirtiera en un piano y mi tacita con café (regalo genial de Roxana) en vino (total, si Jesús en un estado de ánimo estable convirtió sin mucho esfuerzo el agua en vino, ¿por qué yo no, con melancolía extrema, no puedo transmutar la cafeína en alcohol de uvas negras). De todas formas sabía que terminaría así, escribiendo, pero el post iba a ser totalmente distinto, más colorido, como una canción llena de esperanza, narrando cómicamente el reencuentro casual pero excitante con una vieja amiga y una cita que le saqué, a tiempo récord 007, para la próxima semana, y, quizá, cerrar la entrada de la semana en este blog con un comentario alegórico a mi gloriosa U que allá en Buenos Aires extrajo un punto plateado que debería llenarnos de orgullo, pero, en fin, las cosas no siempre salen como esperamos.








Llego temprano a casa después de un arduo día de trabajo. Un malestar cardíaco y el recuerdo de no haber pagado mi seguro clínico universitario inclinaron mi juicio hacia mi casa en vez de hacia la universidad. “Ya me pondré al día”. Abro famélico la puerta del jardín y recibo la embestida de mi perro Lennon, nadie más en casa, sólo Lennon y yo. Caliento el almuerzo, el perro se pone a jugar con mi camisa de trabajo (“Total, es viernes”) y la computadora empieza a cargar. “Hoy toca escribir en el blog”, pienso, y con una sonrisa morbosa adjunto a la anécdota de mi próxima cita la foto de Selina tomando sol en la playa, y cómo mi jefa entró a mi oficina y me descubrió viendo embobado esa imagen en el ‘facebook’, y siento que Lennon está ahí, riéndose conmigo, no sé si porque leía mi mente o porque acababa de destrozar mi camisa guinda, pero ahí él, riendo, mi leal can. El plato de arroz con pollo en el escritorio y no sé por qué inicio sesión en el Messenger en vez de ir directo a la hoja en blanco del blogger.com.













- ¿Haciendo hora hasta que empiecen tus clases porque tienes miedo de entrar en tu facultad? –aparece la ventanita del Chat, el nick me dice que es Jon, un amigo del colegio.
- No, hoy me sentí mal y decidí tomarme el resto del día para escribir y recuperar fuerzas.


Abro el blog con la intensión de narrar mi nueva aventura con el sexo opuesto, pincho un trocito de carne con el tenedor y el ‘tucutín’ me interrumpe…


- Mira este video, Guille –y añade un enlace a youtube.
- Vale, le echaré un vistazo.





En realidad eso lo escribí por cumplir, ya que no confío mucho en los gustos musicales de mi buen amigo Jon, además yo ya estaba preparando mi propia música y Lennon y yo nos preparábamos para cantar aquel himno de ‘Los Prisioneros’, ‘El baile de los que sobran’ (yo iba a ladrar mientras que Lennon la haría de Jorge González)… ‘Tucutín’.






- Luego me das tu opinión acerca del video.






O sea, quería que, pa’ remate, vea el video clip; escucharlo no bastaba. “OK”, le respondí y clickeé el enlace. La canción no era conocida, la cantante menos, pero desde ya mi prejuicio descalificó (o calificó negativamente) el nombre, tanto de la canción como de la artista, sólo restaba ver el musical.






Sonrío ligeramente, como cual hermano mayor escucha las confesiones del torpe enamorado hermano menor. “¡Ay, Jon para sentimental!”, pienso sin poder decírselo y sigo sonriendo, porque quién no escucha canciones cursis o se comporta como un bobo cuando está enamorado… Se me ocurren dos frases a continuación: 1. “El que no se haya enamorado alguna vez en su vida lance el primer ‘cállate, baboso’”, y 2. “Aquel que no está dispuesto a parecer estúpido no merece estar enamorado”. Y dibujo mentalmente a mi pata Jon en el otro lado del monitor esbozando una sonrisa, esperando que le escriba “Está chévere tu video, hermano”. Pero sólo le envío un zumbido en señal de ‘triple cachetada; reacciona, Jon’ y añado un emoticono que ríe (algo así: =D ), porque en realidad yo estaba riéndome, y no porque me considere un insensible que escupe al amor y todas sus penosas manifestaciones, sino porque alguna vez yo también estuve enamorado, allá hace cuatro años, y creo que era tan o más cursi que mi amigo, y hasta escribía poesía con una rima tan forzada como tonta –aunque sincera y tierna-, e inventaba frases huachafas, enviaba mensajes de texto por el celular todo el día, etc.


- Tengo que aprender a pelear, Jon – le escribo por el Chat en alusión a su video.
- Yo también, Guille, de mis doce peleas que he tenido sólo he ganado dos –me responde, y yo sospecho que en esos momentos debe estar recordando nuestras peleas de cuando estábamos en el colegio. Humildemente les digo que yo le gané todas nuestras peleas (que fueron varias), pero debo reconocer que el golpe que en seco más me dolió fue un derechazo que el conectó en toda mi sien, casi casi me deja fuera de combate.
- Pero yo he sido un cobarde, Jon –le digo-, yo he ganado todas mis peleas, menos una –y empiezo a recordar-, todas, pero porque siempre peleaba aquellas en donde estaba seguro de vencer… He ganado todas, menos una (y termino la oración con emoticono sonriente con gafas oscuras. Ese es mi emoticono favorito, ya que oculta los ojos, uno ve la sonrisa pero no puede ver los ojos del emoticono; todo una bobería, lo sé).


“Y entonces oirás una canción, o alguien reirá, o el viento soplará en la dirección equivocada (o un amigo te enviará un enlace youtube por el Chat con un video que resucite al recuerdo)… y el agujero volverá a abrirse…”






Voy a por mi taza con café, regalo genial de Roxana, hago clic en ‘Replay’, le escribo a mi amigo Jon que su canción, que su video, me gusta mucho, le pongo cuatro pulgares ascendentes un calificación del cero al cinco, aunque sospechando que mi puntaje es en sobremanera subjetivo, y vuelvo a lanzar a mi emoticono sonriente con los anteojos oscuros. Y recuerdo…









“Gané todas mis peleas, menos una”… Aquella vez no falló mi preclasificación, cobarde, de oponentes, desde que lo vi entrar por la puerta de la cafetería sabía que no tenía oportunidad alguna de someterlo físicamente. Después de haber superado tantos problemas, malentendidos, obstáculos, estábamos juntos, oficialmente esta vez, y yo era el chico bobo más feliz del mundo. Celebrábamos nuestro primer mes juntos, oficialmente, con chocolatito caliente (en ese entonces aún no me entregaba a la cafeína) y esos jamones ingleses que a mí nunca me gustaron pero que ella me hacía comer. La cafetería era perfecta, siempre lo fue, el fondo musical del local era genial, como de película, poco creíble pero real en esas noches donde todo sugería un mundo de novela o de película animada de Disney, donde nuestra realidad superaba la ficción, y yo lanzo la frase más cursi y más repetida desde que el hombre tiene memoria: “Te amo”. HA HA HA Luego de aquella vez esa frase me pareció –y me parece hasta la fecha- de lo más cursi, de mal gusto, un mal chiste, y hasta sentía vergüenza ajena cuando algún amigo profesaba su amor por alguna mocosa de por ahí. Para mí, en esa noche, esa frase fue como endiablada, como un auto conjuro maligno, y en eso entra ese sujeto, desesperado, ladra algunas frases que yo no presto atención, hasta que escucho “Tú te vienes conmigo” y empieza a jalarla.










“Gané todas mis peleas menos una”… Lo cómico estaba en que mis otras peleas (las ganadas) eran estúpidas, muchas veces contra amigos, por algún partido de fútbol caliente, por salirme con la mía, porque algún idiota insultó a uno de mis amigos creyéndose superior por tener mayor número (esa frase de “conmigo somos dos contra tres, eso puede hacer más equilibrado esta pelea, ¿no crees, gordito?” era mi favorita); pero esa pelea en la cafetería, la más importante, la que tenía que ganar sí o sí, fue la que me retiró de los cuadriláteros callejeros.




- Me has traído recuerdos, Jon - le escribo a mi amigo.
- A mí también – responde, por lo que creo que hemos entrado en catarsis.







En las últimas mi única estrategia era tratar de no caerme, mantenerme de pie, como Rocky frente a Apollo (aunque mi rival tenía la talla del ruso y el cuerpo del negro de la tercera película), en la frontera, entre él y ella. “Ella no se va contigo, se queda conmigo”.






“Gané todas mis peleas menos una”… Pero esa noche en la cafetería, a pesar de haber perdido mi invicto, me sentí muy feliz. Generalmente, luego de una pelea, aunque ganada, uno nunca puede saborear la victoria ya que el enojo te priva de toda alegría, pero esa noche, a pesar de haber pintado de rojo el piso de la cafetería, yo estaba contento de que ella se haya quedado conmigo. Era yo tan baboso como Pegaso Seiya (sí, el caballero de bronce ese que caía antipático), y huachafo en extremo, ¡un gilipollas, pero feliz con la cara hinchada!... Fue la última vez que la besé.



He aquí el video que inspiró este post:











Post Scriptum:


* Mi amigo Jhonn, el que me envió el video, a diferencia de la historia, que es netamente ficticia, sí existe, y escribe, muy de vez en cuando, en este blog: http://www.jeasmkt.blogspot.com/

miércoles, 7 de abril de 2010

La Zapallal Liga de Campeones

7 comentarios
Este post está dedicado a los amigos del Cupestadio, y también, a Goldberg, al señor Carlos, al maestro del Shampoo y al primer arquero, señor … que en paz descanse.




Era ya el 25 de diciembre del 2003, en la madrugada, cuando abrí el regalo de navidad de papá y hallé, con asombro y alegría mucho, mi cámara fotográfica. Al año siguiente terminaba el colegio e iríamos, mis compañeros y yo, al Cusco como viaje de promoción; la cámara era necesaria. Sin embargo, en una carrera tecnológica como en la que nos encontramos, rápidamente mi cámara fotográfica fue desfasada por la cámara digital y la entrada del entonces célebre ‘Hi5’ que reemplazaba al clásico álbum de fotos familiar.








Como ya mencioné en post anterior, me estoy mudando, y en eso estaba –y aún estoy- cuando encontré un álbum de fotos capturadas por mi cámara -ahora un vejestorio-, y echado en mi cama (¡Caray! Eso último sonó muy gay) empecé a darle una ojeada y me detuve en las fotos de la ‘Zapallal Liga de Campeones’.









La ‘Zapallal Liga de Campeones’ era la liguilla de fulbito no profesional que tenía lugar en un barrio llamado Zapallal, en Puente Piedra; nuestro equipo participaba y el ‘Cupestadio’ era nuestro estadio oficial. Todo ello: los goles, las atajadas, y esas tardes gloriosas las empecé a revivir revisando cada página de aquel álbum en mi nueva baticueva.


Empezamos a jugar juntos cuando aún estábamos en cuarto de secundaria y todos nosotros éramos muy malos, ‘cojos’ para el soccer, todos menos Juan la Navaja Benites. Teníamos apenas quince años y debíamos luchar para que los grandazos (de veinte a cuarenta años) no nos boten de la canchita; fue así que empezamos a apostar: “Si nosotros ganamos, ustedes tienen que irse y nos dejan jugar”. Yo era el pequeño arquero, el cachorro Cancerberos que custodiaba nuestra portería junto a Pichón y a Viejo García, mis defensas; Manu en el medio Campo junto a Jorge Benites armando las jugadas, y Juan y Cupe nuestros delanteros netos, cartas de gol; y juntos nos tragamos pelotazos, tabazos, putamadreadas y hasta peleas en donde, por edad y estatura, terminábamos perdiendo. Juntos aprendimos a jugar mientras que nuestros rivales (hoy veteranos que se retiraron hace mucho del fútbol dominical en una loza de barrio) empezaron poco a poco a estrecharnos las manos y a llamarnos ‘Ñupi’ (más por nuestra corta edad que por nuestro juego colectivo).

Hoy escribo de pura nostalgia para rendirle culto y homenaje a aquellos días felices de zapatillas rotas, sudor y barro; antes de ser absorbidos por nuestras vidas universitarias, el alcohol, las mujeres y todo aquello que destruye la prometedora carrera de los jóvenes talentos del balompié nacional. Y porque aún guardo aliento y esperanza suficiente para cantar un último gol, ahora que ya ni recuerdo cómo patear una pelota y sólo me conformo con hacerle goles a mis cada vez menos amigos en el Winning Eleven, porque en aquellos tiempos un gol era el ingrediente único para la felicidad sin fronteras ni distinciones.





Este video es muy bueno, y la letra también muy paja, genial para este post.















ANUNCIOS:


1. Como ya se lo comenté a Nefertiti: mis clases han empezado, por lo que este blog carecerá de posts cotidianos… Si no redacto nada nuevo en, digamos, tres meses y medio, es porque no sobreviví a un año más en San Marcos. Kari querida, perdona por favor mis cada vez menos visitas en estos meses así como todas mis ausencias, pero la verdad es que… (yo soy Batman y por ello no podemos estar juntos).

2. A mis veintiún años ya me siento viejo y acabado, tanto para el fútbol como para la vida. Me iré al exilio, al Olimpo de los grandes Cancerberos de tres palos junto con Ibáñez, Zamora, Peruzzi, Óliver Khan, etc.

3. ¿La U clasificará a la siguiente etapa de la Copa Libertadores?

jueves, 25 de marzo de 2010

Mi nueva Baticueva

6 comentarios
“Hola, soy Peter. Todavía me estoy instalando en mi nuevo cubil, así que o bien estoy trabajando, o bien estoy recolectando comida, o atrapado bajo los escombros. Deja un mensaje y te llamaré cuando se despeje el polvo.”
- The Amazing Spiderman*






Siempre me gustó la casa de mi papá. Estaba ubicado en el segundo piso de la casa de mis abuelos, era una construcción incompleta. Mi abuelita solía contarme muchas anécdotas acerca de mi papá, y su casa (o su ‘Baticueva’, como a él le gustaba llamarla) era una de ellas.






La empezaron a construir mi abuelito, mi papá y su tío, mas la dejaron inconclusa, inhabitable, sin embargo, a manera de castigo, a guisa de prisión contra delincuentes adolescentes, mi abuelita lo encerraba ahí cuando se portaba mal. Pero ahí, como seguramente Bruce Wayne, entre las sombras, los pasadizos y las paredes sin tarrajear, mi papá le encontró un sentido, se sintió como en su hogar, y quizá comprendió que en ningún otro lugar se había sentido tan él mismo como en su baticueva, y recuerdo ahora una frase suya que de chico no entendí bien: “Es que, hijo, yo puedo dormir en muchos lugares, pero sólo aquí puedo descansar”.






En fin. Recuerdo que una de mis ex enamoradas me dejó por acusarme de carecer de ambiciones y planes de corto plazo, mientras que ella, un año menor que yo, ya pensaba con seriedad acerca de la maternidad, de conseguir un trabajo rentable que superara los quinientos soles mensuales y su independencia y un departamentito. Bueno, sé que cuando mi ex enamorada me decía todo ello no tenía precisamente en mente lo que poseo ahora pero, sí, al igual que mi papá cuando era joven, yo ya tengo mi propia baticueva, mi cuartito sin tarrajear, con baño, un rollito de papel higiénico, un lavabo y un foquito amarillo que representa a la luz eléctrica en el que he encontrado mi paz de sarcófago; parecido al laberinto del Minotauro, a la Casa de Asterión, en el que yo he instalado mi cubil y desde donde ahora os escribo. El domingo se canceló mi visita semanal a la iglesia, el partido de fulbito con los amigos, el playstation con mis primos, absolutamente todo ya que estábamos trabajando en la mudanza, en las últimas pinceladas a mi cuartito, desarmando, movilizando y volviendo a armar mi cama, mi ropero; removiendo mi cajoncito de los recuerdos y alterando el orden de mis cómics y libros para ubicarlos en su nueva biblioteca. Tenemos baticueva nueva.
Acá os dejo con una canción del mismísimo Enrique Bunbury (que le gusta mucho a mi amiga Nefertiti) que compuso para la película animada 'Los Aristogatos'.






ANUNCIOS:

  • Bueno, en esta ocasión sólo para agradecer a Sandra Cu del blog 'Maestro Kiwi' (http://www.casiundiaperfecto.blogspot.com/) , ya que sin sus pericias cibernéticas este blog simplemente no funcionaría (y es que soy un cero a la izquierda con esto de las computadoras).
  • Bueno, tuve un percance con el administrador de 'hotmail' por lo que nos hemos trasladado a 'gmail', este es el nuevo correo para cualquier eventualidad: jguillelt@gmail.com

jueves, 18 de marzo de 2010

En memoria de mi teléfono móvil

8 comentarios
De no haber sido por ella ni a balazos me hubieran hecho salir del trabajo con dirección a mi universidad aquel lunes, y no tanto porque soy un vago y me gusta faltar a clases, sino porque era mi cumpleaños, aquel día del año donde se hace mi voluntad, y mi gran voluntad es la del lobo solitario, la de hacerla de fantasma, la de pasar desapercibido, alejado de la gente que me conoce, pero como buen fantasma (como el de la Ópera), acompañado de una chica, eso no podía faltar en mi cumpleaños; al quinto infierno las tortitas adornadas con cursis velas y ese cántico que, para ser sincero, me gusta entonar mas no me agrada que a mí me lo dediquen; todo ello, y los amigos de una vez al año se pueden quedar en casa chateando o frente al televisor, pero la chica siempre es esencial, y ya es un ritual sagrado para mis cumpleaños: cada año una chica diferente, desde que cumplí los quince. Y es que nunca me gustaron las fiestitas sorpresas. Aún recuerdo con algo de vergüenza cuando me escondí en la azotea de mi colegio primario porque mi mamá y mis tías me llevaron la torta al colegio, pero en fin, ese es el punto. Ahí estaba, yendo a clases en el día de mi cumpleaños, encaminándome al salón de Derecho Minero sólo porque ahí me encontraría a Alexandra. Ella no era tan sólo la ‘chica cumpleaños de Guille 2009’, sino que era ‘la chica’, la única a la que le aceptaría una torta por el resto de mis años, desde las veintiún velitas hasta las setenta y siete. Cada paso lo marcaba seguro, pisando fuerte, ya que, deleitándome en la memoria, a ella siempre le agradó –en años anteriores, cuando apenas nos conocíamos- sorprenderme con un abrazo repentino que muchas veces me hacían perder el equilibrio (querido lector, hacerse la imagen de la legendaria ‘lanza’ que aplicaba Goldberg a sus rivales de la lucha libre), ¡cuánto más en mi cumpleaños! Entré al salón algo confundido, me senté a su costado y, ante mi asombro, sólo me quedó escuchar la clase íntegra, de mi cumpleaños apenas un ‘hola’.







Teníamos un break de cuarenta y cinco minutos antes de iniciar con la siguiente clase (y de ahí seguía otra más hasta las diez y media de la noche), así que aproveché para invitarla de manera personal a mi propia fiesta sorpresa:

- Ale, hay que ir al cine, ¿qué dices?
- No, tenemos clases.

(‘Pero es mi cumpleaños’, quise gritarle, pero utilizar la vieja técnica de la lástima al cumpleañero me parecía una bajeza, en especial con ella, mi orgullo no se doblegaría a tanto)

- ¿Y si vamos a tomarnos un café?
- No tengo hambre.

(‘¿Y mi tortita o quequito de cumpleaños?’, me hubiera gustado preguntar, pero no)




Ahí, junto a ella, me quedé los siguientes cuarenta y cinco minutos restantes, pensando en, extrañando mi torta, queriendo, anhelando con desesperación de náufrago que mi mamá me sorprendiera tocando la puerta de mi clase de Derechos Humanos con mis tías y mi torta de cumpleaños, y quizá un muñeco de Pikachu con globos y que me coloque una gorrita estúpida sobre la cabeza.

- Guille, ya es hora, volvamos a clases.
- Anda sola, Ale, yo tengo que ir a otro sitio.
- ¿A dónde?
- A cantarme por ahí mi ‘Happy Birthday to me’.





Mientras cruzaba por la puerta tres y un cuarto de la universidad de San Marcos (sí, puerta 3 ¼; no es nada mágico como en la estación de Harry Potter, sino es más una necesidad gracias a los trabajos destructivos de nuestro siempre querido alcalde Luis Castañeda Lossio) sabía lo que pasaría: Alexandra me llamaría al celular, yo no podría colgarle ya que, supuestamente, no estoy molesto con ella, no, yo contestaría y ella me diría que vaya a clases, yo le diría que se viniera conmigo, ella jamás vendría conmigo así que a mí me tocaría mover: si iba, terminaría yo aún más resentido, y si no iba le daría excusas a ella para que se peleara conmigo, y, tras más de un año de guerra fría entre ella y yo, no quería más conflictos, así que apagué mi celular, lo apagué como tantas veces cuando quería estar solo, inencontrable; porque los teléfonos siempre fueron viles conmigo -salvo en el 2007-: siempre me dieron malas noticias, porque jugando con el celular de mi primera enamorada (y, lógicamente, mi primera ex) leí que ella no me quería como yo a ella; porque cuando ya estaba bañadito, perfumado y talqueado para mis citas más importantes mi celular sonaba anunciando, vía mensaje de texto, que ‘un percance imprevisto se interpuso y que ya no podremos vernos hoy, lo lamento mucho, Guille’, porque mi jefa (la abogada para la que trabajo) siempre detenía mis escapes vía teléfono móvil imponiéndome alguna otra tarea, importante y de último minuto; porque mis ex enamoradas siempre timbran cuando yo estoy con alguna otra chica despertando los celos de ésta y echando a perder la velada; nunca sonó (mi celular) cuando yo le suplicaba algo de compañía, jamás me contestaron alguna llamada de auxilio, y cuando lo hicieron sólo me decían que ‘en estos momentos es imposible vernos, Guille’, etc. Apagué el celular y deambulé por el caminito que aparentemente conduce a la Católica (y es que realmente conduce a otros sitios) y me compré un helado de cinco soles… Feliz cumpleaños a mí, Feliz cumpleaños a mí; Feliz cumpleaños, querido Guille, Feliz cumpleaños a mí…




Llegué al paradero de mi casa cerca de la media noche, aún me quedaban algunos minutos de cumpleañero cuando decidí encender mi móvil; ya era imposible salvar mi vigésimo primer cumpleaños pero al menos quería saber quién se acordó y envió un tímido saludo vía SMS; mentalmente, yo hacía apuestas conmigo mismo tratando de adivinar quién mensajeó y quién no. En fin, como ya lo había previsto, ella había llamado, y no solo una vez, sino varias, quizá tenía alguna sorpresa para mí después de todo y yo lo eché a perder (y es que, como siempre dice ella: “Tú siempre tienes la culpa, Guillermo, todo lo arruinas”). Llamo y me doy con la sorpresa que ella también apagó el celular, la contestadora contesta (¡vaya redundancia!).




“Hola, Alexandra, perdóname (¿’Perdóname’ por qué, por no entender que tus clases eran más importantes que mi cumpleaños?), sólo quería andar solo, tú sabes cómo me pongo yo de…

Y en eso alguien corre hacia mí con su mano estirada con dirección a mi oreja, yo logro agacharme, el sujeto queda delante de mí…

“Ale, bueno, me jodieron, Ale... No te preocupes, estaré bien, te llamaré ni bien llegue a casa… desde un teléfono público…

El tipo se abalanza contra mí mientras que yo le digo que se lo tome con calma, pero en ese momento recordé algo, quizá algo que en ese momento no debí recordar: a ella, hacía unas semanas atrás, también la asaltaron mientras conversaba conmigo por el celular, y ella se enfrentó al ladrón porque, según dijo, ‘era una street fighter’. Yo también quería ser un street fighter, además ella estaba conmigo (bueno, su contestadora estaba conmigo), no me podían dar una paliza estando su contestadora presente, estando Chun-Li presente, o al menos su contestadora; Puñetero, ladrón de pacotilla, no me vas a robar el día de mi cumpleaños. Y me fui a darle de cabezazos y puñetes, y una ‘patada biónica’ también...




Terminé golpeado y sin celular, lo más bochornoso es que mi pelea junto a mis desesperados alaridos de hombre caído en pelea callejera quedaron grabados en su celular (¡maldita tecnología!); y es que en Street Fighter’ las peleas eran de uno contra uno y a mí me cayeron de a cuatro.

Ese celular fue un regalo de cumpleaños por parte de mi papá, era un ‘sapito’ Motorola, me lo dieron en el 2006 por haber ingresado a la universidad Mayor de San Marcos, todos los amigos que conocí fueron registrados en la agenda de ese celular, todos los amigos que perdí enviaron sus insultos y putamadreadas a ese, mi celular, a aquel aparatito que, a pesar de odiarlo, me había sido leal por todos esos años y que ahora ya no está... Porque aún recuerdo -como si te estuviera viendo- aquellos mensajes del 2007, aquellas charlas de medianoche gracias a nuestras promociones, aquellos timbrazos que recibíamos en tiempo de desgracia y que casi nos costaron mil y un infartos, porque estuviste ahí cuando la telepatía nos empezó a fallar... ¡Gracias!

ANUNCIOS:

  • En este tiempo de infertilidad literaria (del que aún no salgo, ya que este improvisado post en particular es desastroso cuanto menos) fuimos (el blog y yo) visitados por gente nueva; a ellos les envío mis sinceras disculpas por este pobre texto (ya habrán tiempos mejores) así como les doy la bienvenida. Entre estos visitantes, quiero mencionar y agradecer a Silvio y a su papá, argentinos ellos, quienes me invitaron a jugar ajedrez en línea con ellos. La página de Silvio es entretenida para los que gustan del ajedrez, pudiendo competir tanto amistosamente como en campeonatos, por correspondencia. La página es esta: http://www.opengames.com.ar/

  • Les dejo también un video de Los Hombres G, como para hacerla de fondo musical, la canción se titula Hace un Año:


viernes, 19 de febrero de 2010

Ella en mis clases de inglés

11 comentarios


Consulto con mi reloj y veo con alegría mucha que marca la una y veinte minutos, Elizabeth (la muchacha que nos sirve la comida en la oficina y a la que yo quiero mucho en total secreto) se acerca con ese ají de gallina que tan rico le sale y con el que me ha mostrado que el arte trasciende al papel y puede plasmarse en un platillo. Agradezco tímidamente como siempre, esbozando mi mejor sonrisa (y un chorro de baba escurre de entre mis dientes dejando en descubierto mi hambruna), ella sonríe y se aleja mientras que me conecto al Messenger. Roxana está en línea, supongo que también en su hora de break; sonrío pensando en lo bueno y reconfortante que es encontrar a tus amigos que, en otras oficinas, igual que uno, son felizmente explotados. Deshago el nudo y lanzo mi corbata con puntería de vaquero hacia mi mochila, total, prácticamente mi jornada laboral de la semana termina con Elizabeth desprendiendo ese delicioso olor a comida criolla.

- Hola Roxana – escribo y añado un emoticono de carita feliz.
- Hola Guillermo, ¿también en tu hora de refrigerio? – y me envía un zumbido para apresurar mi respuesta.

Intercambiamos algunas bromas de oficina, le digo que mi partido de fútbol se canceló y entonces quedamos para vernos mañana. Emoticono de carta triste y me informa que su break ha culminado, respondo con signos de exclamación: Estoy tarde, Roxana, de acá tengo que ir todavía a mis clases de inglés. Nos vemos mañana, ‘bye bye’ (dirty mono). Y entonces lo suelta, su despedida bíblica, cuando pocas pero siempre precisas veces la envía: “Guillermo, recuerda, sé prudente. La Biblia dice que David actuaba con prudencia y conforme al corazón de Dios”. Mi cara, literalmente, hace un gesto que la convierte en un emoticono mientras que unas letras rojas y enormes levitan sobre mi computador: “¡PLOP!”. Está bien, Roxana, lo tendré en mente, confía en mí (emoticono guiño de ojo más sonrisa).

El punto es que en mis veintiún años de experiencia he aprendido a respetar a las incoherencias que me sueltan a guisa de mensaje de galleta de la fortuna. ¿Qué cangrejos (Chico Cáncer + Chica Cáncer = emoticono de carita feliz, más o menos así: =] ) podía significar “Sé prudente, Guillermo; Cáncer, sé prudente” . Señora, déme una PEPSI, y corro para abordar la combi que me llevará a San Marcos.


Guillermo, sé prudente; Cáncer, sé prudente…

Estaba en el entretiempo, afuerita de mi salón de inglés, conversando con mi partner, con mi amiga que gusta del tenis, mi adorable compañera Milagros, recordando nuestros exámenes de admisión en aquel marzo del dos mil seis, cuando escucho la musiquita intimidante de cuando el Caballero de Géminis hace su primera aparición ante Cisne Hyoga y Andrómeda Shun (ver Saint Seiya); la cosmos energía dorada inunda el pasillo y se oyen los chasquidos de tacos de una mujer de bandera.

- Milagros, confía en mí: entremos al salón – generalmente siempre nos quedamos afuera hasta que el profesor regrese ya que ahí podemos charlar más amenamente.
- ¿Ah? No entiendo.
- Si no entramos ahora tendremos problemas.
- Pero Guille…
- Ya es tarde, perdóname, entra al salón tú… (con voz heroica: ¡Yo la detendré, tú huye!)

Era ella…


Nota del autor del blog: Para mí, románticamente, los hombres se dividen en tres grupos:

A. Los hombres felices: ellos no tienen su respectiva ‘Ella’, aún no conocen eso que creemos amor y por ello son bienaventurados.

B. Los que se creen felizmente comprometidos: Su ‘Ella’ genera leves problemas, como todas, sin embargo y siendo justos, el mayor problema generalmente son ellos. Son los ‘ganadores’, los que llevan los pantalones en las relaciones, los que disponen, los que tienen embobadas a sus enamoradas; los machistas celosos. Nunca han sufrido por estar con una chica y por ello vagamente conocen el término ‘enamorado’ ya que lo leyeron en el diccionario.

C. El grupo al que pertenezco: Estos chicos sólo tendrán una ‘Ella’ en toda su vida. Son los típicos perdedores en el amor, pero sin embargo, los que más han sufrido por la musa, los que pelearon mil y un batallas, los que a guisa de Ulises vivieron su Odisea para poder estar con la ‘Ella’ caprichosa, vanidosa y hermosa. Sin embargo, al mes de la relación fueron abandonados, Ella corta la relación amorosa, no más besos, no más cafés, no más ‘Te quiero más siete, Guishe’, ni siquiera en sueños otro ‘I love you so much’, pero Ella continúa ahí, inmortal en la figura dorada de ‘Ella, mi ex enamorada’, porque desde pequeña comprendió que para los hombres como enamorada es mortal, pero como EX es eterna, divina, como Mundra el Inmortal. Generalmente son diabólicamente bellas como astutas, viles y macabras como los más grandes villanos de las tiras cómicas de Batman. Tendrán otros enamorados, miles, pero siempre estarán en tu camino, porque tú ya lo sabes: ambos se complementan, se odian, pelean, pero como un tumor maligno, son una parte de ti que jamás podrás separar hasta el día en que te maten .por fin y de una vez por todas-.

(Continuemos)
Era ella…

- Rayo de Aurora, ¡ataca!
- ¡Hyoga, no!
- ¡Ahhh!

Me siento invadido, indefenso. Ella entra ahora también en mis clases de inglés, hermosa, con un sueldo de dos mil soles al mes, con tacos, maquillaje, radiante, y yo; mediocre, con zapatillas, un buzo, mi PEPSI cola en mano y mi barbita de cuatro días. Le ofrezco mi botella, ella acepta y le da un sorbo, se saca los audífonos y desenfadadamente, sin decir ‘hola’, dice:

- No puedo creer que te haya gustado ‘El Parque de las Aguas’, es la peor huachafada que pudieron construir en Lima.
- Al menos es original. Además tienen el Premio Guinness al chorro de agua más alto del mundo.
- Yo fui dos veces: una con Jaime (mi ex mejor amigo) y luego con mi familia. ¡Ag! (y el rostro que pone es más claro que cualquier emoticono de la computadora)
- Supongo que es cuestión de la compañía, ¿no?

El tiempo se acaba, el profesor regresa, tengo que volver, me despido y veo cómo se aleja por el largo pasadizo mientras que yo me siento como Batman, encerrado en el asilo de Arkham, observando como el Joker se aleja. Me siento en mi carpeta, Milagros me esquiva la mirada, le doy el último sorbetazo a mi PEPSI, hago una canasta con mi botella en el tacho de la basura, el profesor ordena abrir los libros en la página setenta y siete y se oye una estruendosa risa femenina y los eternos chasquillos de los tacos alejándose por el pasillo.



Post Scriptum

Hyoga es enviado por Géminis hacia la casa de Libra donde finalmente se enfrenta a Acuario (vaya enredo en las Doce Casas). Hyoga no puede apartar sus sentimientos y es derrotado y sepultado por su maestro, Camus de Acuario… Ella es Acuario, y bien lo dijo mi amigo Mondri, mi astrólogo personal: “Cuidado, Cáncer, ya que Acuario, de entre todos los signos del zodiaco, es el más capacitado para hacerte papilla”.

miércoles, 3 de febrero de 2010

Enemigo de la pureza de las cristianas

15 comentarios
En ese momento me sentí como un verdadero criminal esperando para ser conducido al patíbulo. Mi líder de célula (Roxana) estaba ya interrogando a Yoselin. Hasta ese momento no sabía si Yoselin era tratada como cómplice o víctima mía. Sigo esperando mientras disimulo desenfado jugando y platicando con Betsy, levanto la mirada, como quién mira a cualquier lado y observo sendas sonrisas entre Roxana y Yoselin, entonces sé que me espera lo peor, que seré considerado enemigo público de la tranquilidad en mi célula, que Roxana y los prejuicios del dogma cristiano me acribillarán, que de nada me sirve estudiar leyes ya que dentro de mi iglesia prima el Derecho Canónico y que desgraciadamente tal normativa no está en la planilla de cursos electivos en mi facultad, que fácilmente este caso puede trascender a la célula y llegar a los archivos pastorales, que buscarán mis antecedentes: “Guillermo López: a los diecisiete años armó una revuelta en la iglesia por la sustitución de su líder de la Red de Adolescentes, el hermano David Olivera, el mismo que fue deshabilitado de su cargo por inculcar rebeldía en el grupo. Tras tal actuación, Guillermo abandonó la iglesia y se refugió en la pagana Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde alimentó su idiosincrasia con doctrinas del mundo que son diabólicamente incompatibles con los principios bíblicos”.

- Pero qué raro, ¿no Guille? – dice Betsy, repentinamente, devolviéndome a la iglesia (inquisidora)-
- ¿Qué cosa?
- Que sólo quieran hablar contigo y con Yoselin.

Felizmente escapo a esa afirmación interrogativa… ¿felizmente?, y Yoselin se levanta, se dirige hacia Betsy, le pide que la acompañe y se despide fríamente de mí sin notar siquiera que estoy usando el polo beige que ella me escogió aquella vez en ‘Ripley’ mientras reía diciendo que, en el hipotético caso de tener yo un mejor empleo y de ser ella mi enamorada, renovaríamos totalmente mi clóset. Nos vemos, Yoselin. Y paso a sentarme en la silla eléctrica. Roxana me mira seriamente, yo saludo, responde la cortesía, me pregunta cómo he estado emocionalmente, yo le respondo que mi corazón se quedó en un parque sanmarquino por lo que ahora estoy emocionalmente en vacaciones, a ella no le hace gracia mi broma y me pregunta si es que hay algo que le debo contar, ello me devuelve a mi infancia cuando mamá me preguntaba por algo que ella ya sabía, intentaba sacar mi versión de los hechos…



Cuatro semanas antes…

Caminaba yo sin rumbo por mi barrio. Para los que me conocen ello es algo normal en mí, no andaba -como Roxana cree- con malas intensiones ni con un sombrío plan entre dientes. Caminaba porque en San Marcos suelo caminar mucho durante mis horas libres, porque me ayuda a despejar mi mente del presente, porque puedo aturdirme con los recuerdos y las calles y algún chocolate comprado en alguna tienda. Empieza a oscurecer lentamente y decido que si voy a regresar a casa, lo mejor será no hacerlo con las manos vacías, así que entro a una panadería y una chica me saluda.

- Hola, Guille, ¿qué haces por acá? (pregunta boba)
- He venido a comprar pan (respondo lo obvio).
- No, pero pareces triste, ¿te pasa algo malo?
- Para nada, sólo estaba pensando… Aunque sí, se va a estrenar Sherlock Holmes y no tengo con quién ir.
- ¿Es una película?
- Sí (nuevamente lo obvio se hace presente). Es de detectives. ¿Nunca has oído de Sherlock Holmes? En fin. La pela será de acción con un exquisito sentido del humor.
- ¡Oh! A mí me gustó mucho ‘Yo Robot’ (este es un blog intelectual pero citaré cierta doctrina humorística autorizada que recordé en aquel instante: ‘¡Plop!’)

Así Yoselin y yo quedamos en ir al cine el martes. Durante el tiempo de ‘dulce espera’ recapacité mucho sobre aquella cita, los posibles efectos que tendría puesto que más o menos ya me conocía las ‘reglas divinas de la iglesia protestante’. Alguna vez, cuando yo era un buen creyente y tenía dieciséis años invité a una amiga de la iglesia al cine y su mamá me dio un listado de requisitos donde el más ‘jodido’ era el de llevar a un chambelán de confianza (de confianza de la señora), y claro, por supuesto, yo debía correr con los gastos también de la entrada de éste. Ya para ahora eso no me procuraba el mayor cuidado, simplemente, si debía llevar a alguien más le podía pagar treinta soles para que se meta a cualquier ‘vicio’ y no me molestara en 4 horas. En fin. Llegó el día y acudí sin muchos convencionalismos a recoger a Yoselin. Crucé la calle, doble la primera esquina, terminé de peinarme, guardé mi peine cuando me encuentro con Maritza (integrante también de mi célula).

- ¿Para dónde vas tan arreglado? ¿A visitar a Yoselin? Cuidadito, ¡ah!
- Sí, no te preocupes, conozco las reglas (y por eso me la llevo ahora, ya que luego ya no podré, malvados fanáticos –añadí mentalmente-).

Como ya es costumbre en las mujeres (es ya una tradición), Yoselin demoró unos quince minutos terminando de arreglarse, y así, cuando emprendimos el ‘ilegal’ viaje, fuimos sorprendidos –de nuevo- por Maritza.

- ¿Para dónde vas, niña? –dijo ella.
- Nos vamos al cine a ver una película. – La capacidad que tenía Yoselin para anunciar lo razonable era verdaderamente increíble.
- Bueno, Maritza, nosotros nos vamos, hasta luego. – Huí ‘raptando’ a Yoselin.

Ya en el cine me depararon una serie de cómicas situaciones al estilo de ‘La Familia Peluche’.

- Guillermo, hay que sentarnos acá abajo.
- Pero no vamos a poder ver bien, desde arriba se ve mejor.
- Pero mira, de acá la pantalla se ve grandaza.
- Cuando empiece la pela vas a estar con el cuello doblado hacia arriba.
- Está bien, subamos. Mira, Guille, hay que sentarnos en los lados porque los sitios son de a dos y nadie nos molestará (tal argumento no me pareció muy cristiano de su parte).
- Pero la gente va a entrar por acá y cuando salgan al baño nos van a tapar.
- ¡Ay! Tienes razón, entonces vayamos hasta el otro extremo, nadie nos molestará ahí.

Tome esto en cuenta, querido lector: yo estaba cargando las gaseosas y la canchita gigante y no era fácil llegar a sentarme, repartir las provisiones, para levantarme, recoger todo, y volver a buscar sitio vacío, para volver a acomodarme y, de pronto, volver a levantarme hasta que Yoselin esté cómoda.

Luego, apagadas las luces, y comenzados los comerciales, preguntaba continuamente: “¿Esa es la (película) que vamos a ver?; ¿Es esa?, ¿Ya comenzó?” Y también, ya comenzado el filme, me pregunta si “¿Watson está vivo?”, “¿Él es el malo?”. Pero nos divertimos bastante, y ni la pela ni la canchita decepcionaron. Además que ella fue muy linda.


En fin. Volviendo al presente. Hablé con Roxana, asumí todas las ‘responsabilidades’, mi acto fue calificado como un ‘agravio a la pureza de Yoselin, quien es una señorita, Guillermo, ¿cómo pudiste?’ Mi pena, la estoy cumpliendo: llevo un curso de ‘Sanidad’ los días martes, donde un psicólogo cristiano escudriña en mi pasado y trata de responder al porqué Guillermo busca cariño en sus compañeras de iglesia.


ANUNCIOS:

* Agradecer en gran manera a Ave de Estinfalo (su blog; entretenida bitácora sobre sus ocurrencias en Méjico: http://avedeestinfalo99.blogspot.com/) por el Premio de la semana pasada. Un abrazo, querida Nefertiti. Y, sobre la foto, necesito tu correo para enviártela. El mío lo puedes ver en mi ‘perfil’. A propósito: hoy el Juan Aurich de mi país (Perú) le gana al Estudiantes Tecos del tuyo (Méjico).

* Voten por Bayly, al menos hasta segunda vuelta, sólo para joder, queridos hermanos. “Por eso Jai, Jai, Jai; Jaime pa’ presidente” (bis). Como sea, Ollanta no puede llegar al poder, ¡Carajo!

* Fanáticos del cómic: a partir de este sábado sale el cómic de los últimos días del Capitán América por Perú.21, no pueden perdérselo.


ACLARO: No tengo nada contra la Iglesia Evangélica, yo mismo soy un cristiano protestante (perdónenme, soy un Judas, lo sé), y jamás lo sería si no creyera en ellos y en la fe que los mueve. Este post debe tomarse como una vil broma de mal gusto. Y sobre este punto, busquen en el ‘youtube’ a un cantante llamado Marcos Vidal, es muy bueno, en especial escuchen ‘Cara a Cara’ o ‘El Niño de Belén’.

jueves, 21 de enero de 2010

Ángeles Nocturnos y el blogger más duro que codo de Robocop

12 comentarios
Mi amistad con José Carlos era del género 'es el enamorado de una amiga de mi barrio (y que ahora ya ni amigo soy de aquella amiga de barrio)'. Porque, para ser franco, es una de esas amistades que, de no ser por esas coincidencias arbitrarias del destino, no existirían (el típico "tenemos muy poco en común, y, de no ser por Lore -mi amiga y su enamorada en aquel entonces-, jamás nos hubiésemos socializado por voluntad propia"). En fin. Éramos un bonito grupo de amigos aunque algo -bastante- disparejos: yo un snob con gustos literarios y pinta de rockero ochentero; él (José Carlos), un dark que nos causaba más de un problema al salir a la calle (imagínense a un brujo salido de algún cartoon de los novena -con uñas largas y pintadas de negro, cabello hasta la cintura, vestiduras negras y maquillaje... adivinen el color); su enamorada (Lore) era -y es- una mala imitación de los punkekes; y, como la ciruelita de este pastel salado, la amiguita pinky (imagínense la versión 'de color' de Isabela -"Oh my!"- de Al fondo hay sitio). Creo que a esta altura ya ni tengo que mencionar que -al igual que muchas buenas y sinceras amistades anteriores- esta hermandad se fue al carajo.



En fin. Una mañana del 2008 recibí una llamada telefónica, y, para mi sorpresa, era mi accidental amigo José Carlos (aún con vida, aunque su apariencia dark indicara todo lo contrario) proponiéndome escribir una obra literaria en coautoría.


- Vamos, Guille, tú escribes muy bien, podríamos escribir algo grande juntos.


- Para nada. Bien sabes que dejo todo a la mitad. Además estoy trabajando desde el 2006 en una obra que le prometí a una amiga muy querida (esto ya es otra historia).




Pasaron los meses, llegó el 2009 y, en Enero de aquel año, aproximadamente, me volvió a sorprender mi buen amigo José Carlos (nuevamente con vida a pesar de mis sinceras oraciones dominicales). Había terminado su opera prima y quería vendérmela a veinte soles. Ya para esto me había enviado el primer capítulo por correo electrónico, lo cual no me pareció lo suficientemente cautivante como para gastar veinte soles en él y su obra.


- No hay plata, José Carlos (mentí), pucha, pero ha pasado el tiempo y se extraña los buenos tiempos (segunda mentira); sería chévere (cantó el gallo) si te olvidas un día de tu libro y vienes a mi casa a jugar PlayStation. Tenemos un duelo de Tekken Tag pendiente.




A la semana me volvió a sorprender este individuo que era, por accidente, mi amigo... No, ya pues, a estas alturas había perdido la esperanza de su próximo deceso; la sorpresa fue el librito que trajo en su mano.


- Toma, Guille. Está autografiado (decía, cariñosamente: "Para el vagabundo de los zapatos -y del sombrero, añadí-").


- Gracias José.


- Ya me pagarás cuando tengas plata.




Sólo por esa pendejada no tuve piedad en el Tekken, lo molí, lo trituré, lo masacré; mi Hwoarang pateó su rostro de literato contento por haber publicado ya una obra (y se entiende mi envidia) mientras que mi King, con sus llaves, quebró su espíritu de poeta. Perfect tras perfect. Y, para colmo, me subió el precio a veinticinco soles porque: "Es que el libro te lo he traído delivery y son cinco soles de pasaje por ser domingo". Pendejada total. Felizmente tengo mucho de tacaño y miserable y le contesté que en mi barrio la hora de play station 2 está dos soles, y aún pagando tres soles no tienes la comodidad del sofá; además, el almuerzo más económico un domingo no baja de cinco soles, y mi mamá cocina muy bien. Y otra de barrio: "acá uno paga cincuenta centavos tras perder una pelea de Tekken, y un sol si te sacan 'Perfect'". Creo que entendió y volvió a dejar, la deuda impuesta en veinte soles.




Escribo esto porque ha pasado ya casi un año, dentro de una semana esta deuda literaria nacional cumplirá su primer año (y quiero invitarlos a todos ustedes, ocasionales lectores, a la gran fiesta de cumpleaños de esta deuda), y no pago. Porque quizá sea yo más duro que codo de Robocop, porque mi pata José Carlos no pasa un día sin que interrumpa románticas charlas de messenger con sus zumbidos exigiendo que le pague, porque con veinte soles me alcanza para invitar a una chica al cine un martes, porque compré un libro del buen Gaston Leroux por siete soles, porque soy un mal amigo, porque un día olvidé que el libro estaba en mi mochila y una amiga de mi universidad lo descubrió y cuestionó mi gusto literario, porque no tengo sangre en la cara... por eso y muchas cosas más, aún no le pago. Sin embargo, haré algo democrático, y porque yo me debo a los lectores de este blog, porque me someteré a la vox populi: Querido lector, ¿pago o no mi deuda?






En fin. Si es que desean corroborar la real existencia de mi amigo José Carlos Ramírez Mija, y su reciente libro Ángeles Nocturnos, pueden 'clicar' en los siguientes enlaces:














HA HA HA




No, hablando en serio. Quizá porque me da algo de 'pena' por no pagarle, le hago publicidad. Si es que son nuevos en el ámbito de la lectura, si es que gustan de una lectura rápida, simple y de fácil digestión, busquen el título en sus tiendas de libros favoritas. O escriban solicitando información a este blog que yo gustoso colaboraré (y me libraré de mi conciencia deudora) con la distribución de... ¿la cultura peruana?

martes, 19 de enero de 2010

'Web-ando' en la oficina

4 comentarios

En primer lugar, escribo para saludar a toda la gran multitud de navegantes que día a día encienden sus computadoras con la esperanza de leer un nuevo post de este servidor del pueblo cibernético, y para decirles: se acabó la espera, ya hay nuevo post de relevancia social: nuestras oficinas de trabajo.


Porque día a día, cada vez más jóvenes universitarios recurren a los clasificados de El Comercio buscando algún trabajo disponible, dónde hacer sus prácticas pre-profesionales; envían sus curriculum vitaes y -otros más afortunados que otros- encontramos nuestros primeros trabajos. El primer día es una angustia total, preguntándonos si lo aprendido en los salones de clases servirán para ser aptos en el mundo laboral del siglo veintiuno y empezamos... Otros terminan trabajando como 'el chico -o chica- del Internet', o en un locutorio público, pero ya ganando el sustento ue nos permita la spervivencia urbana. En fin, pueden haber más de dos supuestos de empleos juveniles, sin embargo, la característica primordial del nuevo milenio es que, por más misio que tu trabajo sea, siempre tendrás una imitación barata de oficina y, la fiel compañera al lado -o, mejor dicho, al frente- (sin menospreciar a la chica que trae los almuerzos): la computadora.


Generalmente luego te vas desilusionando (la vida es la gran desilúsión), los grandes trabajos que creíste ibas a realizar se reducen a muchas horas de despilfarro de tiempo sentado frente a tu monitor, tus ojos se van quemando y un día descubres que necesitas utilizar anteojos (con ellos, al menos tu aspecto cambia por uno más intelectual), y agradeces a Dios porque -al menos- tienes a la Internet para entretenerte, porque, de no tenerla, crees que te volverías loco.


En fin. La finalidad de este post es ayudar al practicante o trabajador juvenil que no sabe qué más hacer con su tiempo libre, realizando acá una lista de rutas alternativas para reducir la jornada. Ojo: no es un numerus clausus; pidiendo el autor de este blog que ustedes, en sus comentarios, complementen esta lista, porque, para ser francos, es él mismo -me refiero al autor del blog, o sea, yo- quien pide ayuda porque ya no sabe a qué nuevas páginas recurrir (por favor, abstenerse aquellos bloggers que nunca pierden la oportunidad para promocionar sus blogs; "amigo, comenta mi blog").





  1. Inicia el día; me conecto al messenger y saludo a todos los viciosos que desde temprano se conectan, y a los trabajadores como yo.


  2. Con mi café en mano, intento tomarme revancha de ese desayuno frente al televisor, viendo el noticiero, frustrado por haberme quedado dormido; www.peru21.pe Noticias y blogs. Cuando hay Copa Libertadores, Sudamericana, o Elminatorias; http://www.depor.pe/


  3. Tras haberme informado a grosso modo de las principales noticias nacionales e internacionales, paso a las noticias de la farándula local: http://www.facebook.com/


  4. Para los que gustan del deporte extremo por excelencia; ajedrez internacional en línea: www.flyordie.com Hay un ajedrecista muy bueno en nivel verde que se hace llamar Vagabundo007.


  5. Para descargar programas, juegos, música, series, etc.: http://www.x-caleta.com/


  6. Vale mencionar que algunos compañeros de la universidad se desestrezan jugando Counter Strike.

Sea como sea, para bien o para mal (de la vista), levanto mi tacita con café en alto para brindar por nuestras computadoras.



Y tú, ¿qué páginas frecuentas desde la oficina?