miércoles, 10 de junio de 2009

Amores que matan











Siempre he tenido cuidado al momento de utilizar el término “Amor” (“Amor, amor, ¿dónde oí esa palabra antes?”), en especial después de haber leído esa máxima que sólo ama el que duda. Y es que alguna vez (por no poner hasta hoy) estuve en uno de esos “amores que matan”, recuerdo que un amigo me dijo –aconsejándome- algo como que “Te estás confundiendo, Nemo, el amor trae alegría, no esto”. Yo voy al quién sabe, porque ahora como que desconfío de todo…

Quizá sea producto de esta nueva ideología amatoria y el nuevo rumbo de esta generación. Quizá muchos como yo crecimos con la doctrina básica Disney acerca del amor (y todas sus bandas sonoras), no sé, viendo quizá a un Aladdin mostrando un mundo ideal en una alfombra mágica, o el cambio de Bestia por amor a Bella, o la historia de la pequeña sirenita; y ante tales ejemplos uno crece con una teoría más o menos clara acerca del arte de amar, y quizá la teoría esté bien postulada, el problema es poner todo ello en práctica, y al estar en el momento, frente a frente, percatas que la situación es hasta contradictoria a la descrita en las clásicas historias Disney y demás cuentos de hadas, que todo lo aprendido o creído no basta, y que hasta se hace necesario medidas opuestas a estos principios.


"No puedo ya ir contigo, Peter. He olvidado volar, y...
Wendy se levantó y encendió la luz: él lanzó un grito de dolor... »

James Matthew Barrie, Peter Pan.

Y ahí entra la otra doctrina, la teoría pragmática del “Para amar” (hay una canción de Los Prisioneros con ese título –lo mejor de chile-), y supongo que es por eso que uno se identifica con canciones como Estrechez de Corazón, algunos temas de Mar de Copas y deja atrás las canciones lentas por algo de rock; y es que algo así como el amor está en el aire; y se lee en los libros, se ve en la televisión, en el cine, hasta en los cómics; y al comparar tales ejemplos con los clásicos antes mencionados no encontramos románticos amoríos, brisas de primavera o desayunos con diamantes; encontramos relaciones trágicas, pasiones desenfrenadas y finales felices casi inexistentes; algo más real…

Quizá mi primera lección fue El Diablo Guardián, de Xavier Velasco (Premio alfaguara 2003); el mismo Velasco escribió en un comentario acerca del mismo: “Mis amores son breves pero fulminantes; cuando cuento esta historia, siempre llega el momento de aclarar que su final dista de ser feliz, o siquiera infeliz. Puesto que, peor que todo, es un final incierto. Y, espero, fulminante”. Y es la historia de una niña mejicana de quince años que huye a los Estados Unidos con unos dólares robados para vivir una vida acelerada y ser por siempre la linda chica del pastel; por supuesto está el villano (Nefastófeles) y el “héroe” (entre comillas, porque el mismo Velasco asume que sólo los idiotas se creen esa de los héroes de dorada armadura), Pig. Cuando terminé de leer creí (aunque con duda aún mayor que mi certeza) que quizá Violetta sí llegó a “amar” (y otra vez todas las contradicciones y suposiciones acerca del polémico término) a Pig; pero cuando lo leyó mi amiga Artemisa se quedó con la convicción de que sólo fue utilizado… (Jamás supe qué pensó Alexandra) ¡Imagínense la incertidumbre del mismo Pig!

De mis películas de “amor” favoritas está Propuesta Indecente (con mi linda Demi Moore). Un matrimonio con problemas económicos, un multimillonario que ofrece un millón de dólares por una noche con Demi y, lo que en un primer momento parecía solucionar todo termina destruyendo la relación (“Descubrí que las parejas que duran no es porque consiguen olvidar, sino que aprenden a perdonar”).

Y esos tipos de amores que matan se ven hasta en los videojuegos: Resident Evil y la relación entre Leon S. Kennedy y Ada Wong: la frasesita aquí está en la parte final del juego, cuando Ashley pregunta Leon acerca de Ada, ¿Quién era esa mujer?: "She's like a part of me that I can't let go" (ella es como una parte de mi que no puedo dejar ir). O la historia entre Dante y Trish en Devil May Cry. Me quedo con la escena en la que ella llora pidiendo perdón por haberlo traicionado y él contesta: “Ahora eres humana, los demonios no saben llorar”.

En el mundo de los cómics esto tampoco se queda atrás, y así tenemos ejemplos como Batman y Catwoman, el héroe de negro que vive enamorado de su archienemiga (y el típico caso del amor – odio “ni contigo ni sin ti”), o el cruel futuro de Gambito y Rogue que, por sus poderes, viven sin poder “tocarse” (y más ahora que este tema pasa a ser de suma importancia), o el triángulo amoroso entre Lobezno, Cíclope y la chica Fénix.Sin embargo, el que más me atrae de estos amores locos de súper héroes es el de Daredevil y Elektra (además que pensando en ellos me lancé a escribir esta serie de pavadas), ya que representan (además de la similitud con Batman en eso del héroe enamorado de su enemiga) el típico caso del chico “bueno” (siempre entre comillas porque este adjetivo es siempre relativo) que por amor saca lo mejor de la chica “mala” (el hombre es eternamente plomizo); el personaje cristiano que representa la virtud ante una mujer que por lo ocurrido en su pasado renuncia al amor y ha perdido completamente la fe (y estas historias son mis favoritas porque se convierten en una bomba de tiempo donde la virtud del primero empieza a oscilar cada vez más seguido); la imagen seleccionada para ellos sería la del Diablo (el mismo Matt Murdock) abrazando la cruz al tratar de detener la poca fe que le va quedando.


“... Para amar, para amar, debes tratar de poco entregar… tu identidad debes falsear… debes evitar soñar, debes olvidar soñar”
-Para Amar; Los Prisioneros*


P.S. ¿Y Saori y Seiya? ¿Y los sentimientos de Jabu el Unicornio? (¡Diantres! No encuentro esa imagen donde sale Athena montada en Jabu haciéndole el caballito)

12 comentarios:

Javier on 10.6.09 dijo...

amor es una palabra tan complicada para mi que hasta ahora no entiendo qué significa realmente... son muchas dudas las que aún tengo y no sé si en algún momento se pueda solucionar!

Miguel Angel on 10.6.09 dijo...

todo cambia, hasta la forma en la que vemos y entendemos ls cosas...

esta no era la ecepción...

LIS on 11.6.09 dijo...

Vaya el amor tiene tantos matices, es como un laberinto, como un rompecabezas.

Todos los dias se aprende algo nuevo sobre el amor.

Y asi como es de hermoso, tambien duele muchisimo, y mata.

Estoy viva de milagro, jaja.

Besos.

Yulii on 11.6.09 dijo...

Zapatos vagabundos! lindo blog, muy interesante y rOjo!
gracias por haber pasado por mi mundO rOsa y obvio que ya formas parte de él!

sigue escibieno

te leo!!!

besos rOsas

karik on 11.6.09 dijo...

somos sospechosos...
no preguntes de ke o.O


del amor yo hablare en mi siguiente reencarnacion eh dicho..
:)!!

damian on 11.6.09 dijo...

hay q cosas q no se podrian perodnar pero alla, el cachudo de woody haerrelson :p

arena on 13.6.09 dijo...

el amor es... mi queridisimo zapatos vagabundos
y entre todos estos amorios de ficcion ,sencillamente me quedo con la de Saori y Seiy,son lo maximo

saludos especiales

santiagoMdc on 14.6.09 dijo...

amor, gusto u obsesión? la verdad no se a que categorias eh entrado hasta ahora :S

* Fernando * on 15.6.09 dijo...

Amooor amar! Quién de eso se puede escapar! (8)

El ser humano desde siempre ha buscado su esencia. Y su esencia es el amor. No porque todos hayamos sido concebidos por amor, que eso no siempre es así, sino porque quien sustenta nuestras vidas es Amor en su máxima expresión :)

Saludos, primero me puse cumbiambero y después espiritual.

Janice on 16.6.09 dijo...

hola
d dnd tenias mi mail?

Zapatos Vagabundos on 16.6.09 dijo...

CHICOS: Sí, ese tema es uno de los más polémicos que se podrían tratar, y si alguno encuentra nuevas inofrmaciones, principios o indicios, hacer el favor de informar al resto de sobrevivientes.

KARIK: Somos sospechosos... ¿Habrán descubierto que nosotros inventamos la Gripe Porcina para conquistar el mundo?

ARENA: Sí, Seiya encajaría en el típico caso de enamorado hincha ferviente; incluso en esa producción de SAINT SEIYA OVERTURA (aunque en muchos episodios anteriores también, o en esa película "Los Caballeros del Zodiaco Contraatacan") Saori lo ha humillado, le ha pedido expresamente que no la siga más, pero ahí Pegaso terco, orgulloso de ser un Santo de Athena.

SANTIAGO: Como le dice la Pitonisa a Neo: "Nadie puede decirte si estás enamorado o no"; como si eso ayudara, ¿no?

JANICE: Te escribí un e-mail bajo el asunto: "El Acertijo del MSN".

FERNANDO: Se dice que uno pierde convicciones al estar enamorado, pero llegar al extremo de cantar cumbia es una muestra de los daños que el amor produce en uno... HA HA HA Siempre me han gustado tus comentarios. Un abrazo, hermano.

***SaTuRnO*** on 19.6.09 dijo...

lo que no mata..más fuerza nos da!!!